EL DUELO DE UN SER QUERIDO

Toda partida de un ser querido implica dolor. Ese dolor las personas lo expresan diciendo que se sienten confundidas, que no saben qué hacer, que no tienen paz, que se sienten vacías, débiles, falta de energía, que sienten el pecho oprimido, que sienten que les falta la respiración y otras formas de manifestación emocional.

El duelo no es una enfermedad, la enfermedad es justamente no hacer duelo. La duración y la intensidad del duelo pueden ser muy distintas de unas personas a otras, y no guarda relación con la intensidad de nuestro amor.

Todo duelo tiene etapas; la crisis, la negación, el enojo, la depresión, la aceptación y el aprendizaje. Todos lo vivimos diferente, no necesariamente debemos pasar por todas las etapas. La finalidad de un duelo es ayudarte a hacer frente a lo sucedido, a aceptar esta nueva etapa en tu vida e ir haciendo los ajustes necesarios en forma saludable para restablecer el equilibrio que se perdió.

Lo importante es reconocer la pérdida, expresar el dolor, aprender a vivir sin esa persona, crear un vínculo interior para que nuestro ser querido ocupe el lugar que le corresponde en nuestro corazón y darnos permiso para volver a ser feliz.

Quiero acompañarte en tus procesos, para ello pongo a tu disposición atenciones individuales y/o grupales, personales y/o familiares de coaching sistémico y neurolingüístico vía on-line.

Pueden hacer preguntas sin costo y sin compromiso al Whatsapp +56993438910 al correo ezm@ezm.cl